martes, 30 de agosto de 2011

150 La muerte no tiene vacaciones (en tres Actos)


Los amigos de La Esfera Cultural
me han publicado hoy este relato de verano.
Espero que os guste.


ACTO 1. La vida pasa.

La jornada emergió azul; la brisa, suave; el sol, humano. La luz del día penetraba entre las oquedades del cortinaje, ofensiva, insultante, encumbrando el desorden, la anarquía de aquella desconsolada habitación de hotel. Se oteaba el mar. Ella, allí sentada; absorta, en el vidrio de la ventana se reflejaba su mirada cansina; sus ojos perdidos en el horizonte, la sombra de su existencia irradiada en el batir de las olas. Estremecida, la vida que va y viene, la vida que  te moja, que te cala, que te empapa... Así estaba, meditabunda, abstraída, ensimismada, cautiva de sus aprietos, presa de sus problemas, esclava de sus ahogos. Los minutos que pasan, las horas que se suceden, el día que cae, que huye, el sol perezoso, camino del ocaso. Nubes de crepúsculo, frío, sus sueños, sus ilusiones saturadas de tristeza, de estruendos, de sal y de arena. Allí estaba, barruntando pensamientos, la vida convertida en una ruina, devastada, calamitosa; el ruido de sus angustias, la cantinela de sus obsesiones, le impidió escuchar el eco de su consciencia, raída, huérfana de satisfacciones, su cerebro martilleaba a consternación, a desesperanza. 

ACTO 2. Desde la ventana

El azul del cielo devino gris, tal vez negro; una soledad prepotente, vacía, inmensa, envolvió su contorno, su cuerpo sudoroso, su mente desgastada naufragaba en un mar hórrido, atroz, como si la bolsa amniótica de la existencia se hubiera roto hecha añicos, fragmentada en mil pedazos. En ese momento abrió el ventanal que le permitía ver el mundo, cortó el cordón umbilical que le unía a la vida y, retando a la ley de la gravedad, se arrojó al vacío. Mientras su cuerpo peregrinaba por el acantilado de la muerte, caviló en el mas allá: ¡puta vida!, no había túnel oscuro, ni luz cegadora, ni siquiera vio su vida despedazada en fotogramas; ni su espíritu, ni su alma, se transmutaron reencarnándose en un ave, o simplemente en aire, en viento, en polvo: nada, sólo le asaltó el vértigo infinito del fracaso. Mientras se arrepentía, como siempre, percibió que la vida le había vuelto a engañar, pero esta vez no se dejó vencer y, antes de chocar contra el suelo, dejó de respirar traicionando así a la muerte. Quedó allí extendida, garabateada en el asfalto. Yo sólo la vi caer.

ACTO 3: Yo sólo la vi  caer.

Observé su mirada añil, su belleza, su rostro de princesa, y me sorprendió que su sangre no fuera azul. ¡Ojalá la hubiera conocido antes!, para auxiliarla, para socorrerla, para abrazar su hombro y susurrarle al oído  que siempre, en cualquier circunstancia, es mejor existir. Abochornado por mi osadía, me desleí en esos pensamientos y sentí frío, el mismo que envuelve al embustero, el mismo que encubre al farsante: ¿quién soy yo para enjuiciar sus actos?, ni siquiera conozco su nombre. Ella, me da igual como se llamara, tuvo valor, se lanzó al vacío y libremente eligió expirar, morir. ¿Yo?, no tengo agallas, ni siquiera cojones para pensarlo, yo solo soy un esclavo, un presidiario de las mazmorras de la vida. ¿Quién coño me he creído? ¿Quién soy yo para decirle no temas, es mejor vivir? Quizás un mequetrefe, tal vez un majadero, un mentecato. Tendría que borrar estas líneas, desmembrar estas frases, deshacer mi indolencia, pero ya no puedo, no soy capaz. Yo sólo la vi caer, como pluma de ánade que bambolea el viento, como cometa perdida rebuscando una mano, y conjeturé sus últimos pensamientos, imaginé sus postreras divagaciones y me atreví a escribir esta mierda de relato. Ni siquiera conocía su nombre, yo sólo la vi caer, quedó allí tendida, extinta, su cuerpo eviscerado, descoyuntado, naufragando en un océano de sangre.  Sí, por jodida que sea la subsistencia, por lacerante que sea la vida,  le hubiera dicho que siempre es mejor existir. Lo siento, yo sólo la vi caer desde la ventana, y la miré a los ojos.



Más relatos de verano en La Esfera Cultural  aquí

Participa en "Relatos de verano".

lunes, 29 de agosto de 2011

149 Las carreteras de la vida.


Hacía horas que el autobús había abandonado la autopista; reptaba por una carretera secundaria,  infinita, protegida por un baluarte de coníferas. Hacía 50 años que había hecho el camino inverso con las maletas cargadas de sueños e ilusiones.  Descendió del vehículo y empezó a caminar, afligido, por una vía asfaltada a la que siguió un sendero fangoso, hasta llegar a su destino. Abrió la bolsa, extrajo cuidadosamente la urna, sintió frío - un frío inmenso que tatuó en su dermis el dibujo de la desolación -. El viento, cómplice,  diseminó las cenizas de sus mujer por el inmenso paraje. Lloraba.






Este micro ha sido publicado hoy en el blog: 



Cada mes eligen un tema, y puedes participar enviando un microrrelato de 100 palabras como máximo. El tema de Agosto es CARRETERAS. ¡Participa!.
EURO-PA-LABRA es una interesante idea del Punto de Información Europeo SAJA NANSA (Gobierno de Cantabria),que ha creado un blog como lugar de encuentro
de la cultura y de los libros de la Unión Europea. 

domingo, 28 de agosto de 2011

148 Los jardines de Puck.


El sendero de las letras es infinito, como un camino que se bifurca una y otra vez, colmado de posadas, de hospederías, de acogedoras moradas. Estos días transitando por esa senda de los aprendices de palabras, de los magos de las letras, recalé en “los Jardindes de Puck”, embriagado por los aromas que de allí brotaban y por el croar de esos príncipes convertidos en  ranas, me hice seguidor. Las cosas del azar, de la suerte, quizás del destino, me convirtieron en el seguidor número 100. Y como en ese Jardín son gente sencilla, llana, franca, espléndida, yo diría incluso desprendidas, pues van y me montan un homenaje, por todo lo alto, de esos que te ruborizan, que te suben los colores.  Puck, gracias por ese "homenaje", impresionante, inmerecido. Pero que nadie se equivoque la protagonista eres tú, y esos jardines de buena literatura, de buen hacer, de buena gente.

Este texto es un pequeño regalo para  Puck:

“Hoy sólo es domingo, una jornada mas de esas conclusivas del verano. Has regresado a la urbe,  las maletas siguen ahí, en la sala, y los chavales despiertan nerviosos con la playa y la piscina tatuadas en la piel. Compras los periódicos, callejeas, pero las olas ya no resuenan en tu orilla, ni en el horizonte serpentean barquitos de papel. El cielo se ha teñido de gris, cercado por cirros y estratos, que anuncian tiempos de rutina. Cansino, abres el correo y miras el blog, sabes que los domingos son perezosos, gandules, que hay poco que esperar. Pero una ráfaga, un vendaval te lleva, y un croar infinito, que resuena a música celestial, invade el entorno, los castillos de arena siguen en pié, el mar bate  humedeciéndote de sal y arena. A veces te equivocas, y los domingos traen regalos que no esperas, como si hubiera llegado la primavera."


Los jardines de Puck


147 Ráfagas /14









El verano, el sol, la playa, esas ilusiones que colman fracasos, desasosiegos, penas, desencuentros...sólo ráfagas, flechas, relámpagos en 140 caracteres.




Pensaron el verano como bálsamo para todos sus problemas: llegaron al hotel, abrieron el bote de la felicidad, pero sólo encontraron dinero.


©  Xavier Blanco 2011
_________________________

Aquí encontrarás más RÁFAGAS...

146 Va de libros...


Hoy quiero compartir con vosotros la reseña de tres libros que he realizado estas últimas semanas en mi otro blog: RAPSODIA. Es lo último que he (re)leído, tres historias diferentes, pero unidas por un hilo conductor, el absurdo. 

¿Cuáles son las razones por las que vale la pena vivir, morir o matar? Estas tres historias nos dicen mucho sobre ello. La vida de Meursaul, el protagonista de El Extranjero, de Albert Camus, una persona cualquiera, como nosotros, que se convierte en un asesino, sin quererlo, sin saber cómo; de Walkefield, el personaje del relato escrito por Nathaniel Hawthorne, un hombre que un día se va de su vida, para seguir viéndola desde una ventana, y regresa -30 años después-, como si nada;  y de Bartleby , ese escribiente, que nos describe Herman Melville. 

    1.                                                    2.                                            3.
Herman Melville.  
Albert Camus
Nathaniel Hawthorne

Si quieres ver la reseña de alguno de ellos marca el título.

No me gusta recomendar libros, eso de la lectura es un tema muy personal, pero si me preguntas, sólo puedo contestarte parafraseando a Bartleby, uno de esos tres personajes: “preferiría no hacerlo”. Buena lectura.




sábado, 27 de agosto de 2011

145 Gritos.


No escribo con música; me embarulla, me distrae. Hoy sí; para aislarme, para evadirme, para no oír los gritos de esa mujer que habita contigua a mi apartamento, ni los gemidos del chaval, impotente, ante los envites de ese bárbaro en el cuerpo de su madre. Llueve a mares, y las gotas tintinean en el asfalto como alfileres que se me clavan en la conciencia, que aflojan mi corazón. Hoy quisiera no ser yo, ser otro, en otro ser, en otra vida, estar dormido y despertar acunado sólo por el silencio.


©  Xavier Blanco 2011.


Microrrelato escrito para:

Espacio de creación de microrrelatos,cuentos cortos
 y otras formas de literatura breve.

viernes, 26 de agosto de 2011

144 Los Jardines del Olimpo.


El sol del austro iluminaba el rostro del anciano. Su tez pálida, coronada por una tupida mata de cabellos blancos, despuntaba entre el verde del follaje, revistiéndolo de una aurea angelical. El niño atendía encandilado, boquiabierto, ensimismado. El aroma de romero, aleado con el batir de las olas, componía una dúctil melodía que desfloraba los sentidos. El hombre se silenció; una mudez espiritual cercó el entorno.


- Abuelo…, cuéntame más historias de los Jardines.
- Una tarde socorrí a una ardilla que intentaba, sin éxito, desenredar sus extremidades atrapadas por la maleza. En agradecimiento me explicó que, antes que el mundo fuera mundo, Zeus, padre de  los dioses y los hombres, escudriñando un lugar donde erigir los Jardines del Olimpo, creó estos parajes. Posteriormente Poseidón, Dios del Mar y de las tormentas, colmó de agua nuestro contorno.  Eolo, desbocó su caja de los vientos, y una ráfaga infinita transportó las simientes más bellas que poblaban los confines del universo, haciendo germinar las semillas de tamarindo, de eucalipto, de arce, los aromas de lavanda… Atenea, hija de Zeus, desbordó la isla de sabiduría y  de equilibrio.
-Abuelo, esa historia no es de verdad.
-¡Pablo, nunca dudes de la palabra de una ardilla!


©  Xavier Blanco 2011.



El concurso tiene un blog: JARDINES SECRETOSAhí podéis leer las bases, ver los textos de los participantes y enviar vuestros relatos. 

jueves, 25 de agosto de 2011

143 Ráfagas /13






Aquellos amores del estío, aquellas puestas de sol, la playa, el batir de las olas...tiempos de adolescencia, tiempos de descubrimiento. Sólo pequeñas sensaciones, ráfagas en 140 caracteres.






La luna llena clareaba tus senos, el sol ardía entre tus piernas, la arena de la playa envolvía nuestro deseo. Tu madre te llamó para cenar...

©  Xavier Blanco 2011

miércoles, 24 de agosto de 2011

142 Ráfagas /12



Mas pronto que tarde concluirá el verano, se irá sin darnos cuenta, los árboles, impúdicos, se despojarán de sus vestimentas y las hojas del otoño, plañideras, colmarán nuestras tardes, llenarán nuestros sueños. Pero eso será otro día..Seguimos con los impulsos de verano, ráfagas, en 140 caracteres...



Recuerdo las noches de estío, disfrazados de francotiradores, emboscados en la barra del Bar, ahogando nuestra pólvora en jarras de cerveza.

©  Xavier Blanco 2011


141 Réquiem...en la radio.


Hace unos meses los amigos de “La Esfera Cultural” me publicaron en su espacio uno de mis textos, “Réquiem”, que también podéis encontrar en estas páginas...










Réquiem...

La niña allí sentada, a la resolana, con su pelo crespo. Los rayos del sol, tenues, tímidos, reflejan su pequeño cuerpo en la pared encalada, limpia, impoluta. La abuela ciega, quieta, presa por la zangarriana, mirando la vida con inquina, con pereza, desganada. La madre, que entra y sale, que sube y baja, extendiendo sábanas blancas que azota la brisa, sólo taciturnas ...(leer mas).

....en la radio:

Este texto es uno de mis preferidos, habla sobre la muerte, esa que llega sin avisar, esa que acecha taciturna, sigilosa...esa que te encuentras en un sueño, en el metro,…además de publicarlo, ha sido leído en la radio por La Voz Silenciosa. Os recomiendo su audición…

martes, 23 de agosto de 2011

140 Toda una vida...

 
Ya nada era igual. Después de volver de su último viaje estelar, había sido detenido. Su carácter no era amigo de disciplinas. Lo juzgaron. Le cayó la peor de las condenas, la más dura de las sentencias: vida infinita. Lo metieron en una nave. Le inocularon el virus de la inmortalidad. Lo lanzaron al hiperespacio.
Sigue vagando por el cosmos, una Galaxia detrás de otra. Días, meses, años, siglos, errando por el firmamento. Sentado, quieto, su vista perdida en el horizonte. Sólo tiene un sueño. Una ilusión absurda. Una quimera irrealizable: expirar, fallecer, que mas pronto que tarde llegue  el fatal desenlace.

Xavier Blanco 2011.

Este es uno de mis primeros micros, me gusta, y aprovecho este mes de Agosto, que tenemos nuevos visitantes por el CALEIDOSCOPIO, para reponerlo, como aquellas sesiones dobles de cine de verano...disculpas a los mas antiguos, a esos amigos fieles que ya hace meses que transitáis por estas páginas.

lunes, 22 de agosto de 2011

139 Era su micro número cien.



Transitaba perdido por una carretera secundaria. El cuentakilómetros punteaba 100. Conducía absorto, sólo cien palabras para escribir un relato. Caviló la trama una y cien veces. Con una mano asía el volante, con la otra, el ordenador. El corazón bombeaba a cien. Una señal desconocida despistó su atención: “animales sueltos en 100 Km”. 100 árboles se atravesaron en el camino, 100 unicornios alados cruzaron el cielo, 100 sombras alargadas eclipsaron su imaginación, 100 improperios soltó. Antes de estrellarse pudo apretar la tecla enviar. Se proyectó contra un roble centenario. Su cuerpo quedó fragmentado en 100 pedazos. Era su micro número cien.

Xavier Blanco 2011.



Este micro ha sido publicado hoy en el blog: 




Cada mes eligen un tema, y puedes participar enviando un microrrelato de 100 palabras como máximo. El tema de Agosto es CARRETERAS. ¡Participa!.
EURO-PA-LABRA es una interesante idea del Punto de Información Europeo SAJA NANSA (Gobierno de Cantabria),que ha creado un blog como lugar de encuentro
de la cultura y de los libros de la Unión Europea.


domingo, 21 de agosto de 2011

138 Químicamente impuro





Los amigos de Quími.camente impuro me han publicado en su espacio este texto, que hace unos meses apareció en CALEIDOSCOPIO. Os recomiendo visitar esta página de relatos brevísimos, hiperbreves, minificciones, microcuentos...pero siempre  ráfagas de buena literatura.

Era ella... - Xavier Blanco


Lo juro. La he visto esta mañana, no tengo ninguna duda. Viajábamos juntos en el mismo vagón de tren. La sentí cerca. No la he perdido de vista. No ha reparado en mi presencia. Esos ojos, esa mirada. Era ella. Descendí del vagón en la primera parada. Curioseó mi miedo. Se reía. Han pasado seis horas y todavía tengo el pánico en el cuerpo. Sigo deambulando por el andén. No se dónde estoy. Quieto, parado, en ninguna parte. La diferencia entre la suerte y la muerte es sólo una letra. Os lo prometo. Era ella.

© Xavier Blanco 2011.

sábado, 20 de agosto de 2011

137 Amores de Verano.

Los amigos de La Esfera Cultural
me han publicado hoy este relato de verano.
Espero que os guste.

Era un día más,  de esos terminantes del estío. El sol, temeroso de su poder,  recogía sus rayos, y la luna, medrosa, despuntaba  detrás del horizonte. La brisa, vestida de crepúsculo, ennoblecía el paseo marítimo, que aleado con el azul del mar, asemejaba una orilla infinita, un sendero  que el batir de las olas perfilaba. Sin saberlo, la sombra de Cupido acechaba, eclipsando mi caminar; una flecha de ese carcaj hizo diana en la médula de mi corazón. Mientras la luna trepadora  mostraba su cara más jovial, mis ojos atisbaron su rostro suave, su tez cándida, coronada por unos cabellos blondos, ensortijados, que acunados por el viento, venteaban a música celestial. Así nos conocimos, en el pueblo, en las fiestas; yo reposado en el  pescante de la diligencia, ella en un corcel blanco; ocultada detrás del coche de policía, parecía una amazona, una valquiria. Intenté alcanzarla asiendo fuertemente las riendas de mi montura, pero el trote de mis jamelgos fue infructuoso, inútil. Fui avanzado por  un dragón alado, por un monstruo bicéfalo y por un minino ciclópeo - su ronroneo repiqueteaba a desamor-.  En ese instante, cuando el ocaso del amor asía mi alma,  el tiovivo se paró y, como si se tratara de un relámpago,  nuestras miradas colisionaron -no había sentido nada igual desde  la noche de Reyes-. Se llamaba Laura. No nos separamos en todo el verano. Una tarde asió mi mano, le regalé golosinas,  jugamos  a pelota y ella encestó un triple en mi corazón. Al despedirnos me regaló un beso y un papel con su dirección. Ahora sé que en la vida hay momentos que quedan tatuados en nuestra piel, gravados con letras barrocas en el archivador de la memoria. Mi madre dice que soy muy joven para enamorarme, ¡qué sabrá ella, si yo ya tengo seis años! Se llama Laura, creo que ya lo he dicho. Cuando lleguemos a casa le escribo. Cosas del amor.


Más relatos de verano aquí

Visita La Esfera Cultural.
Participa en "Relatos de verano".

jueves, 18 de agosto de 2011

136 Ráfagas /11






Impulsos, a veces ráfagas, que son flechas...condensadas en sólo 140 caracteres.



Yo volaba alto, tu mirada se arqueó, tus cejas se tensaron, con una sola flecha del carcaj de tus ojos impactaste en la diana de mi corazón.

martes, 16 de agosto de 2011

135 Lo peor de hacerse mayor /1














La cigarra y la hormiga.

Hay cosas que no olvidas nunca en la vida. Seguro que ya no te acuerdas de las  veces que te indicaron en tu niñez esa famosa fábula de Esopo  titulada “la cigarra y la hormiga”: que si es mejor ser hormiga, mejor prevenir que lamentar, que hay que esforzarse como esa afanosa obrera, que hay que ser previsor… ¡Qué pesadez!,  llegas a odiar a esa maldita hormiga. Esa cantinela te persigue durante años y, claro, como no tienes ni pajolera idea de que existió  ese señor Esopo, pues crees que eso es cosa de tu madre, o del maestro, o lo que es peor, del santísimo, porque los curas también son dados a las moralejas, a las historietas  y a los cuentos chinos. Sí, todo muy bonito, muy idílico, muy políticamente correcto, y cada vez que te sentías cigarra te entraba un miedo, una sensación extraña, como si estuvieras lapidando un mandamiento divino, como si la varita del maligno hubiera tocado tu contorno. 


Pero la vida sigue, te haces mayor, y descubres que las cartas estaban marcadas, que el truco era muy malo y ves rápidamente el embeleco. Resulta que la cigarra adulta tiene un periodo de vida entre cuatro y cinco semanas, vamos que no le da tiempo a morirse de hambre, y que ya sería mala suerte nacer en invierno; y que la hormiguita diligente vive entre uno y cinco años, pues eso: “ora y labora”. Descubierto el artificio,  uno se pegunta: ¿quién resarce a la cigarra de este escarnio eterno?,  ¿quién le quita esa difamación, ese sambenito de vaga, de despreocupada, de parásito, de mujer disoluta entregada a los placeres mundanos, a la fiesta permanente? Nadie contesta, y se te queda cara de tonto. Qué injusta es la vida, mucha envidia es lo que hay, y mucha hormiga obrera. Y el Esopo ese que se lo haga mirar.


©  Xavier Blanco 2011

lunes, 15 de agosto de 2011

134 Ráfagas /10

El sol cae en la playa de Peñíscola (Castellón). Foto Xb 2011.

Poco nos queda para que el verano doble la esquina, pero somos optimistas, tenemos el vaso del asueto medio lleno. Sigamos disfrutando de estos días, de fiesta, de verbena. Impulsos veraniegos en 140 caracteres, para no cansarnos, para seguir lamiendo ese helado que se derrite en la comisura de los labios...









La luna hizo correr el bulo que la noche acechaba oculta, el sol huyó despavorido, la playa, anhelando ser desierto, devoró a los bañistas.


133 Arenal dormido (cosas de mis amigos...)


"En una estancia en Ondarroa, paseando al atardecer por la playa, viendo declinarse al sol  en el horizonte marino , el arenal desierto, las gaviotas revoloteando las brisas , esa melancolía me turbó e inspiró este poema".







Vuelve Gorka, un amigo, espléndido, desprendido y nos regala nuevos versos:

Arenal dormido

Que desnuda te quedas con la ausencia
Tus amantes olvidada te dejan
Solo acariciada por las olas
Compañeras eternas de tus noches.

Tu piel cubierta de huellas
Con direcciones a infinito
Poco a poco barridas por el viento
Que te devuelve siempre la calma

Déjate ir, déjate ir
Triste, apagándote con el día
Déjate ir, déjate ir
Descansa arenal que estás dormido.

No oyes ya las voces infantiles
Ni sus manos te construyen castillos
Solo tu vieja amiga la gaviota
Descansa de su vuelo en tu suelo

Abandonada por tu amante el sol
Las estrellas te guiñan en lo alto
Te consuela la luna compañera
Cuando viste de luz tu geografía.

Déjate ir, déjate ir
Triste, apagándote con el día
Déjate ir, déjate ir
Descansa arenal que estás dormido
.

Autor: Gorka Monasterio.
Ondarroa, Años 80.

Gracias Gorka, por compartir estos versos con todos nosotros.


domingo, 14 de agosto de 2011

132 Ráfagas /9 (Publicado hoy en El País Semanal)




Este micro ha sido seleccionado hoy por EL PAIS SEMANAL, en la sección "Los lectores escriben, 140 caracteres para compartir sus placeres de verano". Debe ser la suerte de los principiantes, es la segunda semana que eligen uno de mis micros. Esta semana lo han resaltado con una foto alegórica... 
















Estoy cansada de ser el centro de atención, el rostro de todas las miradas, la única luz que brilla en la fiesta; cosas de nacer luciérnaga.

sábado, 13 de agosto de 2011

131 La abuela cumple 100 años.







 

Presenté este relato al "Concurso de Microrrelatos sobre abogados". Ha sido elegido entre los finalistas del mes de Julio 2011. Es una adaptación de uno que envié al concurso de "relatos en cadena" de la SER. Espero que os guste.

PALABRAS OBLIGADAS: boda, palabrota, detención, birrete, orgullo


Muntaner, 12. María”. No era el SMS de siempre, ¡sorpresa, me citaba en el despacho! La puerta estaba entornada, ansioso por ese nuevo encuentro, me desnudé raudo y encendí la luz, allí estaba María, pero en compañía. La familia al completo, parecía una boda. Miraban atónitos, yo “en pelotas”, ataviado con mis camperas y el birrete de graduación. Cosas de abogados. Esa manía mía de no reparar en los detalles, no había tiempo para interrogaciones. ¿Dónde? Si hubiera preguntado ¿cuándo? Lo mejor la cara de la abuela, que entraba en ese momento. No se cumplen cien años todos los días. Con orgullo, balbuceé: "¡felicidades abuela!". Dos galeotes uniformados entraron por la puerta: “procedan a la detención del exhibicionista” –un vecino había llamado a la policía-. Un silencio aterrador invadió la sala. Carlitos, mi sobrino, aplaudió. Los demás le siguieron. Escuché a papá decir alguna palabrota.

©  Xavier Blanco 2011
_________________________________________________________

Si te ha gustado puede que también te guste leer: