viernes, 30 de septiembre de 2011

180 Cocinando en familia.



-  Este gordo ocupa mucho lugar, en cambio el alto con los ojos azules es de la medida perfecta.
-  A mí, ni gordos ni flacos, siempre me gustaron los medianitos, pero con un poco de carnes, la verdad.
-  Eso por no hablar de las mujeres. Mira ésta como da vueltas en el agua, como una sirena.
-  Se estará quemando hijo mío.
-  Un poco roja si que está.
-  Mamá, ¿por qué no puedo contar estas cosas en la escuela? Yo nunca explico nada y los niños se ríen de mí.
- Caníbales, hijo mío, somos caníbales, y eso está muy mal visto en este pueblo.

©  Xavier Blanco 2011.


EL CALEIDOSCOPIO DESCANSA, OS ESPERO POR AQUÍ EL LUNES, CON NUEVOS TEXTOS, CON MAS GANAS. UN ABRAZO A TOD@S. 

179 CONCURSO DE RELATOS "JARDINES SECRETOS"




Ya se ha desvelado el último secreto de los Jardines, ya tenemos el veredicto del Jurado.

Mi relato “El Jardín Secreto”  ha recibido una mención especial del jurado. Mis otros tres relatos finalistas La Bolsa de los Deseos”, “Jardines con Duende” y “Otoño” formarán parte de la publicación “Jardines Secretos 2011”. Formar parte -con cuatro relatos- de esa publicación es un orgullo, los aprendices de palabras somos unos clásicos –un poco antiguos- y todavía sentimos una predilección especial por el papel. En ese libro estaré muy bien acompañado por unos cuantos amigos, los relatos de Mar Horno, Montse Aguilera, Lola Sanabria y Luís Nieto también han sido elegidos para formar parte de esa publicación. 

Enhorabuena a todos, a los ganadores, a los finalistas y a todos los participantes.  

_____________________________________________________________


Aquí puedes leer mis cuatro relatos seleccionados para la publicación "Jardines Secretos 2011"

jueves, 29 de septiembre de 2011

178 El Otoño.

Este relato ha sido elegido entre los 45 finalistas del
I Certamen de Relato Corto "Los Jardines Secretos". Pertenece a una serie de cuatro relatos, que presenté al concurso, denominada "Las cuatro estaciones".  Este es el primero de ellos...espero que os guste...





El otoño palpita, el corazón de los Jardines late sincopado. Las acacias pierden sus ropajes, y esa espesura salpica los senderos, tapiza los caminos,  cubriéndolos de nostalgia  y recuerdo.  Algunos árboles se desvisten, se despojan de sus bellas indumentarias y bailan lujuriosos siguiendo los ritmos del viento.  La hojarasca guarnece los atajos de matices y la naturaleza compite en un concurso de tornasoles, de colores imposibles. La bóveda celeste llora y sus lágrimas empapan la tierra. En otoño redoblan las campanas de la melancolía, el Jardín es de los rapsodas, de los peritos en lunas. Brotan los recuerdos y se injertan los olvidos. Resuena el aletear de las hojas aquietadas por el viento. El Arce se tiñe de rojo y las panículas rosas de las Lilas se pavonean, tiñendo la uniformidad de los helechos. En esos días grises, plúmbeos, lluviosos, el agua menuda, imperceptible, convertida en un suave calabobos, se alea con el viento, que deviene ráfaga, vendaval, ciclón de fragancias. El mar bate sus olas en los contornos de Pedrosa, bañando su anatomía. En esos días puedes escuchar los murmullos de la Sirenuca, galanteada por el Hombre Pez, que sigue buscando su camino. A lo lejos asoma el invierno.


©  Xavier Blanco 2011.







miércoles, 28 de septiembre de 2011

177 Concurso "La Microbiblioteca".

La Microbiblioteca.

El próximo 29 de septiembre la Biblioteca Esteve  Paluzie de Barberà del Vallés (Barcelona) inaugura el fondo especial dedicado al género del microrrelato. La Microbiblioteca comienza con un fondo inicial de unos 160 ejemplares aproximadamente.
La presentación tendrá lugar a las 19:00 horas en la Sala Salvador Allende de la propia Biblioteca con la lectura de microrrelatos a cargo de los autores Álex Chico, Jordi Corominas, Fernando Clemot, Ginés S. Cutillas y Laia López.

La Microbibioteca tiene su propio blog, y en el están reseñando y enlazando todas las páginas de microrrelatistas que hay en la red. La mayoría ya estáis fichados...

¡Estamos todos invitados a la inauguración!.




Concurso mensual de microrrelatos.

Ya se han puesto a trabajar, y a partir del mes de octubre comienzan con un concurso mensual de microrrelatos, - máximo 1.200 caracteres (espacios y título incluido)-. Aquí podéis ver las bases del concurso. Como a la mayoría nos sobra tiempo, ya tenemos donde gastarlo.

Un saludo a las gentes de la Microbiblioteca, y un agradecimiento por promover la creatividad literaria y fomentar la difusión del género del microrrelato.

176 Ninon Martí..(cosas de mis amigos).



Vuelve Ninon Martí, esa amiga que nos hace soñar con las palabras. Vuelve Ninon, sus versos son melodías, que resuenan como 
 las hojas del otoño revoloteando entre la espesura. Versos que son susurros, teñidos de ocre, colmados de viento y melancolía. Vuelve Ninon, gracias por compartir estos versos con todos nosotros. 



Significante Op.33 Nº4 en B Menor

Hoy cedo a tu deseo:
yo recorro tu cuerpo
dibujando con mis dedos las fronteras,
y proclamo extranjero el pasado intruso,
y al exilio destierro el futuroultramar de tu piel.

No hay bautismo para nuestra ventura.
De la latitud presente
es la palabra no dicha la que más amo,
porque anclados en su ausencia permanecen eternos
los imposibles y los posibles,

porque, mientras tendemos las velas bajo los cielos
y las estrellas nos orientan la ternura,
 me transformas,
y puedo tomarme mi tiempo para recrearpausada,
la cartografía de tus ojos transparentes mientras me ven flotar.

Haciendo piruetas en círculos sin rumbo
yo floto ante ti,
pero cuando tu sonrisa luminosa se me clava,
en las entrañas siento un vértigo que me dice que sí:
que un suspiro consumido es cierto,

que en él somos un vuelo momentáneo
arriba, en un cielo donde tú ya no eres quien eras
y yo ya no soy yoPero ¿y quién quiere la tierra firme?
si al descender nos mecemos de nuevo sobre nuestraspalabras,
puentes entre tu alma y la mía.

Que las sirenas me sustenten el aliento
quesurcando por tu cuerpo en reposo,
en secreto reza
a este sentir tan efímero
como el más absoluto e indudable. 



Autor:  Ninon Martí

martes, 27 de septiembre de 2011

175 El futuro puede esperar...en Breves no tan breves.





Los amigos de BREVES NO TAN BREVES (grupo Heliconia) me han publicado un nuevo texto en su blog. No dejéis de visitar este espacio de relatos, de buena literatura. Hace algunos meses que apareció en estas páginas. ..


_________________________________________________________________________


lunes, 26 de septiembre de 2011

174 CONCURSO DE RELATOS "JARDINES SECRETOS".




La semana pasada se dieron a conocer los 45 relatos finalistas seleccionados en el I Certamen de Relato Corto "Los Jardines Secretos", entre las casi 700 obras presentadas. Esta semana, de forma abierta, el público ha podido votar sus relatos preferidos de la lista de finalistas: mis cuatro relatos seleccionados han sido los cuatro relatos mas votados por el público, por este orden:






153 votos: F34. OTOÑO.

147 votos: F17. JARDINES CON DUENDE.


Ello implica que el relato "La Bolsa de los deseos" ha sido el relato ganador en voto popular, y se incorpora a las votaciones del jurado como voto de los participantes en el blog. Nada de euforias, no hay nada decidido, el próximo día 30 el jurado comunicará el resultado definitivo, este sólo es un voto mas entre los 9 del jurado. Este concurso tiene 700 ganadores.

Desde aquí  quiero dar las gracias a todos los que habéis votado mis textos : a mis amigos, a los seguidores del blog, y a todos aquellos que habéis elegido mis textos entre los 45 finalistas. Quiero realizar una mención especial a Sara Lew, Montse Aguilera y Elisa Lichazul, ellas -desde el primer día- apostaron por el relato"La Bolsa de los deseos", como uno de los posibles ganadores.


___________________________________________________

La Bolsa de los deseos.

El año había transitado hirsuto, la tormenta de la vida seguía arreciando,  y el huracán del destino soplaba esforzado, derribando sueños e ilusiones. Cerramos las maletas con desgana, sin anhelos; sólo Pablo, el pequeño, mantenía la alegría en su semblante, indultado de tanta lamentación. Los días sucedieron cansinos, desencantados, uno detrás de otro, simulando una procesión doliente. La sonrisa de Pablo, sus castillos de arena y sus chapoteos menudos, rasgaban la monotonía, tiñendo de color aquel gris que cercaba todo. Una mañana, cuando las campanas del estío tocaban a regreso, visitamos “Los Jardines Secretos”, sugerente nombre, pensé. En la inmediación, el gris se fue tornando añil, verde, púrpura…, como si el arcoíris hubiera cortado el horizonte, coloreando  nuestras almas. Sin pretenderlo, descubrimos que los árboles tienen nombre: encinas, tamarindos, arces…, que el viento susurra, ronronea, incluso habla. Pablo miraba absorto, olía ensimismado,  escuchaba embelesado. Contagiados de esa quietud, de esa serenidad que nos envolvía,  disimulado, saqué la bolsa de los deseos, y fui distrayendo el aroma de lavanda, el gorjeo de un ave, la sombra de un eucalipto, el matiz de una rosa, el azul del cielo... Con esa despensa franquearemos el invierno, soñando retornar al paraíso.  

©  Xavier Blanco 2011.


viernes, 23 de septiembre de 2011

173 Relatos en cadena...SER.


Semana a semana sigue transitando  el concurso "relatos en cadena" que organiza La Escuela de Escritores y la Cadena SER. Sólo 100 palabras y la primera frase de inicio era "tu y yo podemos pasear juntos por ese cielo estrellado". La musa sólo me dio para un relato, sin éxito...espero que os guste. Seguiremos probando suerte.  





Sueños rotos.


- Tú y yo podremos pasear juntos bajo ese cielo estrellado. Sentir el batir de las olas y nadar en un mar de sueños. Será pronto. Sólo tienes que comer. ¿Me escuchas princesa?
La mujer lo miraba exangüe. La luz mortecina de la bombilla reflejaba su rostro desencajado. Movió los labios intentando dibujar una respuesta afirmativa. El hombre se aproximó y, acariciando levemente sus mejillas, la besó. Ella dejó escapar un lamento; sollozaba. La miró airado. Asió su cuello estrangulándole levemente el esófago. Furibundo, estrelló la bandeja contra el suelo y abandonó la estancia.
- Desátame...
-¡Deja de llorar, me estás volviendo loco! ¡No grites! Nadie puede escucharte, princesa.



©  Xavier Blanco 2011.


La frase de  inicio para la próxima semana es: "Son las doce horas, un minuto y quince segundos."


EL CALEIDOSCOPIO DESCANSA, VOLVEMOS EL LUNES, CON MAS GANAS, CON NUEVOS TEXTOS. DESCANSA MELANCÓLICO, ENVUELTO DE OTOÑO, CON OLOR A HOJARASCA. UN ABRAZO A TOD@S.

jueves, 22 de septiembre de 2011

172 Aguardando.


Le pesaban tanto los años que había olvidado su edad. Se miraba en el espejo: su cara marcada, estampada de penalidades, su piel tatuada de arrugas. Esos ojos tristes, afligidos, dolientes. No se reconocía. Sólo un ser humano decrépito, envejecido, apolillado, carcomido por el paso del tiempo, por los años, por las penas, por la supervivencia.
Intentó dibujar una sonrisa en ese espejo enmohecido, pero el reflejo no se dejó engañar. Una línea cóncava, tenue, dispersa, adornó su fisonomía. Sólo un nuevo día en el calendario. Hacía semanas que esperaba, siempre tuvo un sexto sentido para las cosas de la vida.
Se dejó caer en la silla, descorazonada, abatida. El cielo era azul, la brisa de la mañana agasajaba su rostro.
Cerró los ojos, obstruyó su mente, disponiéndose para el aguardo. La muerte es así de caprichosa, nunca viene cuando se le espera.





miércoles, 21 de septiembre de 2011

171 Sólo palabras...


Os escribo desde  los Jardines Secretos,  mis sentidos aleados con la candidez de las lilas, con las risas de los tamarindos, con  el murmullo del romero... Ensimismado, agasajado por el ocaso, leo el camino de las hormigas, el batir de las olas, el gorjeo de un ave, el guiño de las encinas,  y esa lectura furtiva licua mis verdaderos deseos: ser un mago, un prestidigitador, un ilusionista  de las letras, y poder explicar esta hermosura sólo con palabras. Si con caracteres pudiera transmitiros el bambolear de los pétalos, el ronroneo de un duende, la silba de un Arce, el reflejo del aroma de lavanda, la reminiscencia de los plataneros. Si pudiera asir el matiz de las rosas y garabatear su aroma utilizando signos,  perseguir  con ellos recuerdos, sueños, quizás borronear en un papel el olor del mar y condensar la sombra  del viento en simples monemas. Si pudiera narrar, contar, relatar, fabular la belleza de estos jardines, su perfección, su finura, escribiría un relato y participaría en el concurso. Observo por última vez los jardines, me deleito con esta sinfonía de la naturaleza sombreada de reflejos crepusculares, percibo susurros, mimos, caricias, apego. No hay palabras… lo siento, yo no puedo.

©  Xavier Blanco 2011.

Este microrrelato participó, sin éxito,  en el “Primer Certamen de relato corto Los Jardines Secretos”.



martes, 20 de septiembre de 2011

170 Concurso de Relato Corto Jardines Secretos.

El pasado día 15 finalizó el plazo para la presentación de relatos para el I Certamen de Relato Corto LOS JARDINES SECRETOS. Se han presentado 693 relatos. El Jurado ha seleccionado cuatro de mis relatos entre los 45 finalistas:




Hasta el domingo 25 a las 22 horas podéis votar, entre los 45 seleccionados, los relatos que mas os gusten. Se ha habilitado un  formulario que encontraréis en la página del certamen. Difícil tarea para el jurado. (Ir a la página del Concurso).

lunes, 19 de septiembre de 2011

169 Relatos en cadena...SER



La semana pasada el concurso "relatos en cadena" que organiza La Escuela de Escritores y la Cadena SER  inició una nueva edición. 

Sólo 100 palabras y la primera frase de inicio era "la noche es una estrella en tu cucharilla". Escribí un par de relatos, ya conocéis el primero, aquí tenéis el segundo, esa cucharilla del inicio me llevó por el camino mas fácil...espero que os guste. Seguiremos probando suerte.  





Noche oscura.

“La noche es una estrella en tu cucharilla”, nunca olvidaré esa frase, así empezó todo. ¡Es que soy una boba!,  siempre tuve una debilidad especial por las palabras. Después de las rimas llegaron las risas, los besos, las noches locas sin control,  sin medida. La vida empezó a transitar por un laberinto, por un precipicio infinito. Seguimos juntos. Me mira absorto, perdido, anhelando meterse su dosis de felicidad. Ahora la noche no tiene estrellas; es oscura, perenne, ni siquiera hay palabras. El azucarillo de la muerte se diluye en esa maldita cucharilla. Me mira.

©  Xavier Blanco 2011.


La frase de  inicio para la próxima semana es "Tú y yo podremos pasear juntos bajo ese cielo estrellado". 

domingo, 18 de septiembre de 2011

168 Partido en dos...en Breves no tan Breves.




Los amigos de BREVES NO TAN BREVES (grupo Heliconia) me han publicado un nuevo texto en su blog. No dejéis de visitar este espacio de relatos, de buena literatura. Hace algunos días que apareció en estas páginas. ..


_________________________________________________________________________


viernes, 16 de septiembre de 2011

167 Caprichoso destino.












… sí, no, sí, trece margaritas desojadas y todas de igual signo. Arrojó una moneda al aire, observó calmoso su tintineo: cruz de nuevo. ¿Azar, mala suerte? El revólver resplandecía reflejando la luz mortecina de la vela. Asió el arma, encajó una bala en el tambor y lo hizo girar caprichosamente. La vida sólo es un juego. Respiró hondo,  apretó el gatillo: perdió. Un sonido estridente tatuó sus sesos en la pared. Quedó allí, desleído en un charco de sangre, garabateado en el silencio.  

©  Xavier Blanco 2011.
Microrrelato escrito para la página:

Espacio de creación de microrrelatos, cuentos cortos
 y otras formas de literatura breve.


El Caleidoscopio descansa, volveremos el lunes con nuevas fuerzas, con nuevos textos. 

166 Mal camino...en Químicamente Impuro












Los amigos de Químicamente Impuro me han publicado en su blog el micro titulado  "Mal camino" 

Podéis leer el micro  aquí: Mal camino.


Os recomiendo visitar esta página de minificciones, metaficciones, nanorelatos, microcuentos  y otras brevedades. Espero que esta carretera os transporte a ese sendero de buena literatura, de histórias conmovedoras, terroríficas, alienígenas, exóticas, extrañas, reales, tristes, divertidas…, pero todas fantásticas, que penetran como un rayo, como una chispa, como un relámpago, como una flecha. Buena lectura.

jueves, 15 de septiembre de 2011

165 Relatos en cadena...SER





Esta semana el concurso "relatos en cadena" que organiza La Escuela de Escritores y la Cadena SER ha iniciado una nueva edición. 

Sólo 100 palabras y la frase de inicio era "la noche es una estrella en tu cucharilla". Escribí un par de relatos, aquí tenéis el primero, espero que os guste. Seguiremos probando suerte.  





Entre los ojos.


“La noche es una estrella en tu cucharilla”, eso escribió, como suena, a modo de despedida.   Luego la detonación asolando la mudez lúgubre del manicomio. Ella quedó allí, tatuada en el silencio. Recuerdo sus ojos negros, las cicatrices, esa voz doliente:”los fantasmas aparecen  y arañan mi cuerpo”. Nunca le preguntaron por las heridas, aquí no escuchan. Algunas veces la muerte se oculta en un cajón, junto a las píldoras azules.    Esa bala estaba en su mente, quizás en el abismo de su mirada. Yo la quería. Nadie vio la nota, nadie reparó en mi cucharilla. Lo siento,  me lo pidió ella. Yo ni siquiera estoy loco.  


©  Xavier Blanco 2011.


La frase de  inicio para la próxima semana es "Tú y yo podremos pasear juntos bajo ese cielo estrellado". A darle a las neuronas...


martes, 13 de septiembre de 2011

164 Relatos de Verano



Mi relato Merecidas Vacaciones ha sido el relato ganador del Concurso de Relatos de Verano, organizado por La Esfera Cultural. En total han sido seleccionados 36 relatos. Os recomiendo visitar La Esfera y leerlos todos, cualquiera de ellos hubiera merecido igual premio.


Si quieres leer todos los relatos pincha aquí.






Merecidas Vacaciones.
Cuidadosamente bajó la maleta del altillo. Como si se tratara de un ritual mágico, le quitó la funda protectora, la limpió suavemente y la dispuso sobre la mesa. No recordaba cuánto tiempo hacía que no disfrutaba de unos días de descanso, de unas merecidas vacaciones; dudó… ¿tres, cuatro años?… cinco, sí, esa era la respuesta correcta -ya se sabe, el trabajo, la responsabilidad...-.(leer mas)

lunes, 12 de septiembre de 2011

163 Yo sólo la vi caer.



Abrió el ventanal. Cortó el cordón umbilical que le unía a la vida y, retando a la ley de la gravedad, se arrojó al vacío. Mientras peregrinaba por el acantilado de la muerte, caviló en el mas allá: ¡puta vida!, no había túnel oscuro, ni luz cegadora, ni vio su existencia despedazada en fotogramas. Nada, sólo el vértigo infinito del fracaso. La vida le había vuelto a engañar, pero esta vez no se dejó vencer y, antes de chocar contra el suelo, dejó de respirar traicionando así a la muerte. Yo sólo la vi caer.



©  Xavier Blanco 2011.





Microrrelato escrito para la página:



Espacio de creación de microrrelatos, cuentos cortos
 y otras formas de literatura breve.

domingo, 11 de septiembre de 2011

162 El Jardín Secreto.


"Esa mala costumbre de convocar las reuniones de vecinos los domingos", dijo la señora Rosa, galana, ataviada de verde y  labios color carmín. Uno detrás de otro, los moradores del Jardín fueron tomando asiento. El señor Tamarindo con  traje marrón; el matrimonio Romero-Lavanda; Poseidón, con  tridente dorado y tocado de espuma. Tarde llegaron las Acacias, juguetonas, alocadas y las Lilas, impetuosas…"Sin pisar", inquirió la Encina. Presidía la reunión el Astro Rey: “estamos aquí reunidos para elegir nombre para nuestro Jardín”:
 - No se hable más, “Del Mar” -dijo Poseidón-; “Con duende” -musitó un enanito verde-; “De los deseos” -indicó el Arce-; menuda algarabía, vaya enredo. “De los recuerdos”, “del Edén”…, nadie atendía.  El día abatía y el Sol, bostezando, disipó su arrojo; suerte que afloró la Luna, majestuosa, engalanada con bellos ropajes:
- Todas vuestras propuestas son bellas, admirables: este Jardín no sería igual sin el mar que lo ciñe, sin el aroma de romero, sin la sombra de los árboles disimulando besos, sin las ilusiones de un niño, sin los sueños de un anciano... Este Jardín es de todos, pero no pertenece a nadie, no hay mejor nombre que  “El Jardín Secreto”. Una estrella fugaz surcó el cielo.
©  Xavier Blanco 2011.



El concurso tiene un blog: JARDINES SECRETOSAhí podéis leer las bases, ver los textos de los participantes y enviar vuestros relatos. 

sábado, 10 de septiembre de 2011

161 Frío Verano





Bajo el epígrafe de relatos de verano, uno espera encontrar mar, sol, playa… Siento desilusionarles desde el principio. Mi padre alquilaba todos los estíos un apartamento, así lo denominaba él, era un ejemplo claro de ironía. La playa era un valle verde, frondoso, colonizado por inmensos rebaños de pinos, eucaliptos y robles centenarios. El mar un río angosto, que serpenteaba caprichoso entre la maleza, escondido,  invisible algunas veces, poblado de lodazales, bulímico unos días, anoréxico otros. El sol nunca fue capaz de demostrar su poderío en esos lugares y acomplejado sólo se dejaba ver un par de horas al día. La lluvia era la princesa de esos territorios, y se manifestaba jocosa, disfrazada de todas sus vestimentas:   llovizna, chaparrón, chubasco, aguacero, tormenta, diluvio. Igual que el frío, él era el rey; aprendí que el frío, además de frío,  puede ser cortante, helado, gélido, glacial. Ya pueden atisbar que el mío era un verano adjetivado, de matices. Ahí nació mi pasión por las letras. En ese hórrido paraje las leyes de la naturaleza no tenían jurisdicción.

Cargábamos el coche  el primer día de agosto, maletas, cajas y baúles desbordados de libros -a papá le gustaba leer-, y un par de bolsas de ropa. No anticipen, nada de bañadores, ni caribeñas bermudas, nada de castillos de arena. El vestuario veraniego consistía en dos pantalones de pana gruesa, tres jerséis raídos de vellón, un impermeable y dos pares de botas de agua. Mamá se despedía de nosotros simulando tristeza y  ataviada con su máscara de lloros sentenciaba: “no puedo ir hijo, el reuma, ese frío no puede se bueno para un ser humano”.

Mi padre decía que el apartamento –una casona destartalada- era antiguo. Si utilizamos el lenguaje con precisión yo diría que era una ruina. El tejado tenía goteras, las paredes desconchadas, las vigas carcomidas, las puertas y las ventanas no encajaban, y hacía frío, mucho frío. No les hablaré del jardín ni del baño, ellos solos darían para un nuevo relato. Nada más llegar papá empezaba a leer: leía de día, leía de noche. Sin reloj y sin el sol como referente, nunca sabías que hora era, y eso me tenía acongojado, me invadía una sensación extraña, como si el mundo no fuera mundo. Yo también leía, no dejaba de leer:  leía los caminos de las hormigas, el vuelo circular de los buitres, la dirección del viento, las huellas de los corzos; leía las ondas de la lluvia en la tierra mojada, el tintineo de los robles, el serpenteo del camino; leía el miedo en mis ojos y leía el frío. Allí aprendí que los árboles tienen nombre, y que el viento sopla de todas partes y de ninguna.  Mi padre preso por la zangarriana, salía del letargo, de su parálisis, una o dos veces por semana. Se levantaba de la mecedora y como si de un espectro se tratara, se acercaba cansino y acariciaba rítmicamente mi coronilla. Siempre repetía la misma frase “¿toda va bien Pablo?” –yo cabeceaba, intentando esbozar una sonrisa-. Uno, dos, tres segundos y repetía el mismo sainete “hijo, esto es el Paraíso”. Qué ejemplo más claro de eufemismo, o de sarcasmo, según se mire. Llegué a creer que estaba allí solo, que mi padre era etéreo, un holograma, y aquellos veranos un rito iniciático, una prueba del tribunal del destino.      

Pero después del verano siempre llega el otoño,  y recuerdo los primeros días de escuela, y aquella redacción explicativa de las vacaciones que Don Marcial, el maestro, nos exigía. Escuchábamos desganados aquella retahíla  de pimplarías, de historias mortecinas que desgranaban mis compañeros, llenas de sol, playa, y verbenas pueblerinas. Había que pagar ese tributo esperando mi relato: yo siempre era el último. Convertido en discípulo aventajado de Poe, desgranaba mi historia, donde las criaturas más fantásticas se mezclaban con los monstruos del averno. Se quedaban fríos, sentían miedo. El mismo frío y el mismo miedo que yo pasaba en aquel maldito apartamento. Recuerdo aquellos veranos como si se tratara de una película de terror, rodada en cinemascope, muda, en blanco y negro. Ese frío forma parte de mi vida, como los aplausos de mis compañeros y los parabienes de Don Marcial, el maestro. Al finalizar la clase, los más allegados me interrogaban “Pablo, de verdad, ¿en qué playa has veraneado?”. Yo los miraba fijamente y aguantando la tensión  respondía: “Es un secreto”. No les perdía de vista: auscultaba sus  miedos  y  también su frío.      


Visita La Esfera Cultural.


Tenéis la oportunidad de escuchar el audio del relato, en la radio, por la Voz Silenciosa. Escuchar tus textos relatados por esa voz es una suerte, los amigos de La Esfera son así.