jueves, 29 de agosto de 2013

332 Obediencia debida



Hacía días que el sargento deambulaba solitario por las trincheras, pero aquella noche entró en el barracón y se sentó a comer con la tropa. A media cena se levantó y nos preguntó para qué lustrábamos cada mañana las bayonetas, para qué ajusticiábamos a los desertores, para qué engrasábamos los fusiles cuando hacía meses que no había munición,  cuando nadie respondía a la radio y nada se sabía del general.  Luego estrelló el plato contra el suelo.


Para qué, nos gritó, si el enemigo regresó a casa, si la guerra hace años que terminó.  

_____________

Poco a poco habrá que regresar a la realidad, a las costumbres, al reloj, a la rutina... A eso que llamamos la vida. Aunque no queramos habrá que regresar. Habrá que volver y aprovechar las tardes para mirar por la ventana. Habrá que disfrutar de las pequeñas cosas. 

7 comentarios:

  1. Pues sí, ciertamente la pregunta es buena, tan buena como tu imaginación Xavier.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Relato reflexivo, que nos habla de nosotros. Los motivos por los que estudiamos, los que trabajamos, los que luchamos, etc. ya no tienen sentido. Hace tiempo que nos han matado las ilusiones.

    ResponderEliminar
  3. Menos mal que al final abres una ventana a la esperanza, menos mal que las pequeñas cosas serán las que nos salven de esa obediencia a la que nos sometemos, debamos o no. Como dice Ximens un relato reflexivo y triste por la realidad que nos muestra y que, ojalá, se quedara en tan solo una ficción.

    ResponderEliminar
  4. Las pequeñas cosas siempre están ahí para nosotros,para brindarnos momentos felices,sin grandes espavientos ni algarabías, sencillamente están,y como dices tú en tu relato, disfrutemos de ellas.
    Un saludo desde Vigo
    Puri

    ResponderEliminar
  5. Sí, este micro invita a la reflexión, el por qué de muchos de nuestros monótonos actos cotidianos, la mayoría de las veces se sustentan en la costumbre más que en otra cosa.
    Excelente micro.
    Un abrazo.

    Por cierto me ha recordado dos canciones, la de "para nada" de Rosana y una de los Gabinete Calhigari que hablaba de la fuerza de la costumbre. ;)

    ResponderEliminar
  6. Nos hacemos tan obedientes, que el actuar se convierte en una rutina irreflexiva.
    Me ha gustado volver a tu blog y ver que sigues tan agudo en tus escritos.

    Saludos
    Sinrima

    ResponderEliminar
  7. Final sorpresivo y relato que da que pensar.

    ResponderEliminar

Este Blog se alimenta de tus comentarios. Si dices algo, sabré que has pasado y me sentiré acompañado. Gracias a tod@s por leer estas páginas.Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que critica sin piedad, pero comenta tus razones, es la mejor forma de aprender.