viernes, 30 de noviembre de 2012

302 Esta noche te cuento


|La venganza |


El bosque de coníferas  que rodeaba el valle ardía igual que lo hacen las hogueras en la noche de San Juan. El pueblo despertó alborotado,   legañoso, en bata y zapatillas. Un sollozo ensordecedor huía entre las llamas. Atónitos, estirábamos la mirada buscando una señal, pero como respuesta solo encontramos aquella nube de ojos vidriosos pidiendo clemencia. Luego, como si se hubiera desbocado la chistera de un mago,  empezaron a salir lobos, decenas, cientos. Todos aterrorizados. Lobos desmembrados, dejando a  su paso un reguero de vísceras y sangre. Detrás, persiguiéndolos,  un ejército de Caperucitas, con su ponchos rojos, sus cestas de mimbre y sus trenzas de oro. Las pequeñas los remataban a machetazos. La gente aplaudía. Entonces empezó a llover.  La tormenta amilanó el fuego y aplacó la ira de las pequeñas. Allí quedaron los animales, muertos y disimulados entre el barro. Esa misma tarde enterramos a la abuelita. Me acuerdo de las niñas, todas vestidas de bermellón y, también,  del olor a hierba húmeda y magdalenas que expelían. Como lloraban, las pobres.


©  Xavier Blanco 2012.
_______________________________________________________________________________________________



Esta es mi participación mensual en ...


esta noche te cuento.  
Aquí podéis leer el resto de relatos participantes. El tema de este mes era ...como el fuego.

11 comentarios:

  1. Qué buena vuelta de diste al cuento Xavier. Interesante ver aparecer tantos lobos desmembrados y atacados por las caperucitas, por cierto, ¿solo había una abuelita? Pues debió tener un montón de hijos y nietas.

    Buen relato y muy entretenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yashira, un placer tenerte por aquí. Sí, solo había una abuelita, pero detrás de las caperucitas había un ejército de cerditos y de cabritas. Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Qué fácil fue echarle la culpa al lobo!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se sabe Miguel Angel, siempre hay un malo de la película,y si no que le pregunten a los tres cerditos, o a las siete cabritillas. Así es la vida. Un abrazo

      Eliminar
  3. Las caperucitas asestando machetazos a los lobos feroces. Como venganza no está nada mal Xavier, aunque hubiese agradecido algo menos explícito, por el amor que profeso a los cuentos de mi infancia. Sobre todo porque el lobo que recuerdo no era tan malo, por mucho que se comiera a la abuela. Simplemente era un lobo tontorrón, carente de inteligencia.

    Como casi siempre, tu prosa surrealista me hace divagar entre imágenes que sabes dibujar de una forma muy efectista.

    Pasaré por allí para ver qué aportó el resto de los comentaristas. Besos Xabier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, gracias por pasar por aquí y por allí. Y no, no hay trumas infantiles, ni ese cuento me quitó el sueño, pero eso es lo que nos permite la imaginación, la ficción, la literatura, ver las cosas de otra manera.
      Las malas son las caperucitas, no te quepa duda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Xavier.

    Me gustó mucho la lluvia que amaina los fuegos (externos e internos)y se lleva los cadáveres. Muy bueno.

    Yo hubiera puesto a las caperucitas a perseguir cazadores, je je, pero me gustó mucho.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miguel, gracias por pasar y por comentar. Esa frase es importante en el texto, el agua que apaga el fuego y la ira.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Allí te he dejado mi comentario a tu impactante versión del cuento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, leído. Muchas gracias por pasarpor aquí y por allí y comentar. Un abrazo

      Eliminar
  6. Aunque te he felicitado en ENTC y en la entrada del aniversario de tu blog, te vuelvo a felicitar. Menos mal que he colado un micro ganador y podré acompañarte, que a este paso en el libro estarías tú y dos más. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Este Blog se alimenta de tus comentarios. Si dices algo, sabré que has pasado y me sentiré acompañado. Gracias a tod@s por leer estas páginas.Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que critica sin piedad, pero comenta tus razones, es la mejor forma de aprender.